Más allá de la servidumbre: Una novela de lazos de sangre par Kalalea George

November 20, 2019

Más allá de la servidumbre: Una novela de lazos de sangre par Kalalea George

Titre de livre: Más allá de la servidumbre: Una novela de lazos de sangre

Auteur: Kalalea George

Broché: 252 pages

Date de sortie: November 29, 2013

Éditeur: K. George

Téléchargez ou lisez le livre Más allá de la servidumbre: Una novela de lazos de sangre de Kalalea George au format PDF et EPUB. Ici, vous pouvez télécharger gratuitement tous les livres au format PDF ou Epub. Utilisez le bouton disponible sur cette page pour télécharger ou lire un livre en ligne.

Kalalea George avec Más allá de la servidumbre: Una novela de lazos de sangre

El nuevo mundo emocionante de Cat shifters. Levantado ya que un puma en Rena salvaje no tuvo ni idea de cómo la sociedad trabajó. Obligado a tomar la forma humana y el enlace con otro Bastet (Cat shifter) se rompe y se insulta. ¿Cuándo su compañero verdadero un vampiro exigente la reclama debe decidir volver a la naturaleza o encontrar el amor en los brazos de un vampiro?
****
Soñé con su cara y su cuerpo durante varios años pasados. Soñé más que una vez en mi vida que sería el apareado con el cual apareé y tenía pequeños con. Tan se impresionó que le veía estar de pie delante de mí en la persona que era incapaz de mover un músculo solo. No me podía mover nerviosamente hasta. Era exactamente ya que soñé que fuera. Pareció a un hombre a su mediados de años veinte, la firma bien desarrolló músculos del pecho. Cintura escasa y muslos llenos firmes y trasero. Era alto, pero no demasiado alto tal vez cinco pies diez. Tenía el pelo castaño ligero pacido corto y los ojos grises azules más tempestuosos que había visto alguna vez.

Era guapo para un humano, pero lo que me golpeó mudo ya que la suciedad era la sonrisa que comenzó en sus ojos y bajó su cara hasta que tuviera el aspecto de encender con el placer puro del al revés.

Sentí que mis miedos se deslizaban de mí cuando extendió la mano para tocar mi piel. De alguna manera reconocí a este humano, y me reconoció. No tendríamos la comunicación de cuestiones. Entendió exactamente cómo sentí. Sentí que su mano brevemente tocaba el lado de mi cara y no podía ayudar, pero estremecerme de la sensación segura caliente aplastante que causó. Había gastado la mejor parte de mi vida que corre de una amenaza o el otro. Constantemente preocupado del peligro alrededor de la siguiente esquina. Por la razón que sea en este minuto mi único miedo consistía en que todavía soñaba.